fbpx
Seleccionar página

A través de la experiencia como profesora de arte (y también por ser mamá), he podido visualizar como los bebés construyen su mundo y se conectan emocionalmente al experimentar el color. Esta semana me he dedicado a leer varios artículos científicos para comprender a los bebés y su relación con el color y asi mejorar la utilización del color en mis diseños de Patchwork y Quilt.

 

La estimulación temprana de los bebés a través del color es una herramienta súper útil para que comiencen a percibir la vida de una forma aún más consiente. Como profesora de artes visuales he aplicado el poder del color con mi hija desde muy temprana edad y aunque cuando pequeñita no era capaz de ver y percibir los colores como lo haría un adulto, el sólo hecho de jugar con elementos que fueran muy coloridos a ella le provocaba satisfacción, felicidad y curiosidad lo que se notaba claramente en sus gestos.

 

¿Y cómo ven los bebés?

 

Numerosos estudios plantean que la visión de los bebés recien nacidos es muy baja y que ven todo borroso, la agudeza visual de un bebé bordea el 5% lo que implica que no definen muy bien lo que ven y ademas no pueden percibir la profundidad hasta varios meses de edad. A su corta edad las caras sólo les son perceptibles a unos 30 cm, una distancia similar a la que existe entre la cara de una madre y su seno, por eso es que nos miran tan fijamente con sus ojitos llenos de amor cada vez que les amamantamos

 

¿Qué colores pueden ver y qué tan clave son para su desarrollo?  

 

Alex Wade, profesor en psicología de la Universidad de York y experto en procesos visuales dice: «Las primeras etapas de aprender a ver el color y las formas básicas suceden relativamente rápido». Durante las primeras semanas de vida la visión del recién nacido es muy limitada, pero aún así puede diferenciar entre lo claro y lo oscuro. A la edad de dos meses, los bebés pueden distinguir los colores rojo y verde, unas semanas más tarde también pueden distinguir azules y amarillos y hacia los tres meses ya percibe la intensidad de los colores.

 

«Si le muestras a un bebé algún tipo de verde desteñido, no podrán verlo», dice Anna Franklin, directora del laboratorio de bebés de la Universidad de Sussex. La capacidad de ver los colores desaturados (colores apagados) mejora a medida que los bebés maduran. A la edad de seis meses, los bebés poseen más o menos la agudeza visual de un adulto, por lo que sería bueno mostrarles colores fuertes o saturados que atraigan su atención para estimular su visión.

 

· Tambien te puede interesar nuestro articulo del blogTeoría del Color

 

La investigación de Franklin y su equipo también arrojó luz sobre un fenómeno sorprendente: los bebés pueden clasificar los colores (de manera visual claro está), y el resultado indica que los bebés agrupan los colores en cinco categorías: Rojo, verde, azul, morado y marrón amarillento. «Realmente no sabemos cuándo los niños entienden que el color es una propiedad de un objeto», dice Skelton. «Las preguntas que hacemos son realmente la base de cómo es el mundo para un bebé y cómo aprenden sobre eso» dice, por lo tanto, es de suma importancia jugar con el color y el mundo cotidiano de los bebés.

 

El color en la vida de padres

 

Cada vez que mi hija Amelia tomaba o miraba algo yo trataba de describírselo de la mejor manera posible partiendo por el nombre y color para que aprendiese a diferenciarlos y reconocerlos. Como padres esto nos permitió observar si sufría alguna dificultad a la hora de percibir o definir los colores a medida que iba creciendo o si había alguna alteración con su visión en relación al color como el daltonismo que es la incapacidad física para diferenciar distintos colores.

 

Hoy a sus 5 años, Amelia ya puede distinguir entre un color y otro y tiene sus colores favoritos que cambian según la época o su ánimo, la mayoría de los niños prefiere los colores brillantes, como el rojo o el azul saturados ya que esos colores les estimulan y dan energía, es sólo cosa de mirar los colores que usan las marcas de juguetes para llamar la atención de los niños.

¿Que colores debemos ocupar con nuestros niños?

 

El mezclar colores fuertes con otros de tonalidades más tenues permite alcanzar un equilibrio visual que busca evitar un exceso de estímulos ya que la idea es no marear ni entorpecer al bebé y su relación con el color con el uso de tonos muy fuertes ya sea en su habitación, ropa de vestir o cuna ya que estos atraen demasiado su atención limitando su campo de exploración visual.

 

También es importante entender que durante el día, nuestros bebés realizan distintas actividades y hay que tener en cuenta que según lo que hagan unos colores son más apropiados que otros, por ejemplo la zona de juegos idealmente debe ser de colores fuertes y saturados, se deben mezclar colores complementarios que llamen su atención y lo incentiven a descubrir y aprender; por otro lado, al momento de dormir la siesta, los colores deben ser idealmente en tonos pasteles, suaves y que le permitan a su cerebro descansar y relajarse.

Siempre debemos tener en cuenta que el color es parte muy importante en el desarrollo de nuestros bebés ya que su forma de entender el mundo es a través de la visión además que debemos tener presente que los distintos colores influyen en su estado de animo y comportamiento a lo largo del día y debemos elegir los adecuados según cada actividad para asi potenciar a nuestros bebés y su relación con el color

 

Les dejo el link de una película de realidad virtual de The Guardian, First Impressions: una experiencia virtual del primer año de vida que muestra la forma en que ve un bebé.

 

Saludos y hasta la próxima

Pin It on Pinterest